Fantasie für morgen
La imaginación del futuro


Marco Layera / La Re-sentida . Santiago de Chile . Chile

Turbulentes Historiendrama mit Interventionen von heute

Es ist der 11. September 1973. Bomben fallen auf den Präsidentenpalast in Santiago de Chile, eine Militärjunta unter Führung von Augusto Pinochet putscht sich an die Macht, der amtierende Präsident Salvador Allende begeht Selbstmord. Doch halt – das Teatro La Re-sentida setzt rückwirkend einen Ministerrat ein, um Allende zu retten und die 17 Jahre dauernde Diktatur Pinochets zu verhindern. Hat die Demokratie eine Chance, wenn der Präsident sich nur umfassend coachen lässt von den Gästen aus der Gegenwart, eine neue Koalition bildet, der Wirtschaft zum Aufschwung verhilft?

Die „Punks des chilenischen Theaters“ nehmen sich die jüngere Vergangenheit, die Gegenwart und gleich auch noch die Zukunft ihres Landes zur Brust, um unangenehme Wahrheiten ans Licht zu bringen: Machtmissbrauch und Korruption, die Demagogie der Medien und die Ohnmacht der Bevölkerung. Alle möglichen und unmöglichen alternativen Geschichtsschreibungen spielen sie mit Humor und ohne Rücksicht auf Verluste durch. Die ganze Leidenschaft der jungen chilenischen Generation richtet sich auf die Zukunft, auf ihre Fantasie für morgen.

Website Teatro La Re-sentida

Video anschauen

Regie Marco Layera Produktion Nicolás Herrera Ausstattung Pablo da le Fuente Technische Leitung Karl Heinz Sateler Licht Cristian Reyes Ton Alonso Orrego Mit Rodolfo Pulgar . Benjamin Westfall . Carolina Palacios . Carolina de la Maza . Diego Acuña . Pedro Muñoz . Benjamín Cortés . Luis Moreno Übersetzung und Einrichtung Übertitel Monika Kalitzke Koproduktion Fundación Teatro a Mil . Festival Internacional de la Creación Contemporánea de Terni


Schauspielhaus


02.07. - 03.07.19:30 Uhr

Eintritt25 / 22 / 18 / 14 Euro
Ermäßigt12.50 / 11 / 9 / 7 Euro
Einführung03.07. 19.00 Uhr . Theatermuseum im Schauspielhaus
Dauer1h 25min . keine Pause
Sprachechilenisches Spanisch mit deutschen Übertiteln

Karten online kaufen

La imaginación del futuro

Un 3 de noviembre de 1970 asume la presidencia de Chile Salvador Allende, iniciando con esto una revolución nunca antes vista que pretendía acceder al socialismo a través de una vía pacífica y democrática, este proceso es interrumpido abruptamente el 11 de Septiembre de 1973, cuando las Fuerzas Armadas encabezadas por el General Augusto Pinochet perpetran un sangriento golpe de estado, que termina con la vida del Presidente Salvador Allende y la de miles de chilenos. Esta fecha marca un destino difícil y completamente oscuro para nuestro país, que contemplará 17 años de dictadura y un actual proceso de transición a la democracia.

Estos últimos años de “transición a la democracia” han sido reveladores, el hecho de que miles de chilenos hayan salido a las calles a expresar su descontento y a exigir cambios profundos en el sistema, era “algo” bastante inusual en la vida cotidiana de un país que se jactaba de una estabilidad política ejemplar, en donde las movilizaciones y la represión policial se reducían a recuerdos de dictadura. (Ya son varios los jóvenes estudiantes y mapuches, que han muerto durante dichas movilizaciones productos de balas que provienen de armas policiales)

Sin duda el motor de estas aspiraciones son los jóvenes, aquella generación que nació alrededor de los años ’80 y creció en los ’90 bajo un contexto en donde el debate social estaba adormecido, producto de las transacciones y consensos políticos realizados por las generaciones pasadas para alcanzar la democracia y de las cual los jóvenes no se pueden hacer cargo.

Estudiantes, ambientalistas, mapuches y minorías sexuales son partes de un movimiento social que ha despertado y del cual emergen los verdaderos matices de nuestra sociedad, no sabemos si este movimiento será solo una efervescencia pasajera o el origen de un cambio social profundo, lo que sí es indiscutible es que estamos frente ante un renovado ideario generacional que pretende ser constructor de nuevas realidades, un remezón al statu quo imperante en nuestro país que deja entrever la actual transformación de la sociedad chilena.

La irrupción de este movimiento social nos remite a muchas interrogantes sobre nuestro pasado y nuestro futuro, sobre quiénes somos y queremos ser, creemos que la comprensión de nuestro presente requiere revisitar los hechos que han determinado la identidad política de nuestro país, nuestra generación reclama una mirada contemporánea y provocadora de ellos, sin caer en lugares comunes ni nostalgias pasadas.

LA IMAGINACIÓN DEL FUTURO pretende realizar una reflexión crítica sobre la clase política y la violencia que ha caracterizado a nuestro país. En particular sobre la actual clase dirigente de izquierda, que ha nuestro parecer solo a administrado el sistema dejado por la Dictadura. Una nueva izquierda que olvida la herencia política que pesa sobre sus hombros y relativiza todo legado ideológico.

LA IMAGINACIÓN DEL FUTURO no pretende ser un fiel relato histórico ya conocido por todos, todo lo contrario es una “ficción” libre desfachatada e insolente, basada en hechos que han marcado la identidad política de nuestro país y que se sitúa en un espacio temporal indefinido, mezclando pasado y presente. El humor, la crueldad y el sarcasmo marcan el camino para reflexionar en torno al pasado, futuro, y presente de Chile.